Maestro David Ferrer

 

Pienso que si hay algún tenista que no tuviera el “título de maestro” y se lo mereciese, ese sin duda era David Ferrer, y con su victoria de ayer ante el sorprendente Jerzy Janowicz por 6-4, 6-3 en París por fin lo ha conseguido.

Es cierto que se ha tratado de un torneo con muchas sorpresas, con algunos jugadores top que parece que no dieron el máximo y algunas bajas significativas. Pero esto no resta ni un ápice de mérito a esta victoria del tenista de Jávea, que llegaba tras una temporada larguísima, ganando 6 torneos antes de este Masters 1000 y tras vencer la semana pasada en el Ágora de Valencia.
Llevaba mucho tiempo mereciéndose una victoria así y le ha llegado posiblemente en uno de los torneos más inesperados. Si no hubiese coincidido en el tiempo con Rafa Nadal, estoy seguro de que su palmarés sería mucho más amplio.

En París derrotó a Marcel Granollers, a Stanislas Wawrinka que sería el único tenista capaz de arrancarle un set, a los locales Tsonga y Llodrá que contaban con el apoyo total del público y como ya hemos comentado anteriormente a la sensación de la semana el polaco Jerzy Janowicz.
Desquició totalmente en cuartos a Tsonga, que jugó un mal partido y en ningún momento pudo oponer resistencia al español, para verse las caras contra el que pienso que fue su rival más complicado en este torneo.
Michael Llodra llegaba con toda la motivación posible a las semifinales, con un juego que todos conocemos y que le estaba funcionando a las mil maravillas.
Mucho sufrimiento de David durante los primeros saques, creo que el tenista francés tuvo bolas de break en los 4 primeros servicios de Ferrer, que pasó muchísimos apuros, mientras que Michael ganaba sus saques con mucha más claridad. Pero el caso es que pasados estos primeros apuros, viendo el partido, sí teníamos la sensación de que se había pasado lo peor y de que era más fácil que Ferrer se llevase este encuentro. Cuando consiguió el break para llevarse el primer set, el partido cambió ya completamente de color y Ferrer fue superior.
Ya en la final parecía que la bonita aventura de Janowicz debía de acabarse ahí. El polaco no iba a sorprender a Ferrer con su juego y efectivamente David obtuvo una más que merecida victoria.

Es el triunfo de valores muy importantes. Lucha, perseverancia, garra, espíritu de superación y mejora. Todos los reúne nuestro campeón, con el que como ya he dicho en más ocasiones pienso que no se hace justicia en nuestro país. Ha ido mejorando mucho su tenis y a sus 30 años se encuentra en el mejor momento de su carrera. Espero que Ferru nos siga dando muchas alegrías y pronto nos lo encontraremos en dos acontecimientos muy importantes. Difícil que en Londres con los máximos favoritos parece que a buen nivel y descansados pueda tener oportunidades, pero veremos. Y para acabar la temporada tendremos su cita con la final de la Davis. Enhorabuena y mucho ánimo maestro.

Artículos Relacionados


Comentarios :

Deja un comentario!

Añade aqui tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios via RSS.

Se amable, limpio, mantente en la temática del Artículo y no hagas Spam.


Suscribase al boletín

Manténgase informado de nuestras
promociones y concursos!

Escriba su dirección de e-mail: